GRAFFITIS EN MADRID

Rainer Maria Rilke - Esperienza della morte

Pequeña centinela, caes una vez más por la ranura de la noche sin más armas que los ojos abiertos

Loading...
Oriana Fallaci - Un Uomo


Photobucket

Alekos Panagulis
....................................................................................................



"Un rugido de dolor y de rabia se alzaba sobre la ciudad,... Un rugido que no tenía nada de humano. En efecto, no se alzaba de seres humanos, criaturas con dos brazos y dos piernas y un pensamiento propio, sino que se elevaba de una bestia monstruosa y carente de pensamiento: la multitud... El pueblo, en suma."
-Oriana Fallaci-


Photobucket

Homenaje a Alejandra Pizarnik por Olga Orozco


Pequeña centinela,
caes una vez más por la ranura de la noche
sin más armas que los ojos abiertos y el terror
contra los invasores insolubles en el papel en blanco.
Ellos eran legión.
Legión encarnizada era su nombre
y se multiplicaban a medida que tú te destejías hasta el último hilván,
arrinconándote contra las telarañas voraces de la nada.
El que cierra los ojos se convierte en morada de todo el universo.
El que los abre traza las fronteras y permanece a la intemperie.
El que pisa la raya no encuentra su lugar.
Insomnios como túneles para probar la inconsistencia de toda realidad;
noches y noches perforadas por una sola bala que te incrusta en lo oscuro,
y el mismo ensayo de reconocerte al despertar en la memoria de la muerte:
esa perversa tentación,
ese ángel adorable con hocico de cerdo.
¿Quién habló de conjuros para contrarrestar la herida del propio nacimiento?

¿Quién habló de sobornos para los emisarios del propio porvenir?
Sólo había un jardín: en el fondo de todo hay un jardín

donde se abre la flor azul del sueño de Novalis.
Flor cruel, flor vampira,
más alevosa que la trampa oculta en la felpa del muro
y que jamás se alcanza sin dejar la cabeza o el resto de la sangre en el umbral.
Pero tú te inclinabas igual para cortarla donde no hacías pie,
abismos hacia adentro.
Intentabas trocarla por la criatura hambrienta que te deshabitaba.
Erigías pequeños castillos devoradores en su honor;
te vestías de plumas desprendidas de la hoguera de todo posible paraíso;
amaestrabas animalitos peligrosos para roer los puentes de la salvación;
te perdías igual que la mendiga en el delirio de los lobos;
te probabas lenguajes como ácidos, como tentáculos,
como lazos en manos del estrangulador.
¡Ah los estragos de la poesía cortándote las venas con el filo del alba,
y esos labios exangües sorbiendo los venenos de la inanidad de la palabra!
Y de pronto no hay más.
Se rompieron los frascos.
Se astillaron las luces y los lápices.
Se degarró el papel con la desgarradura que te desliza en otro laberinto.
Todas las puertas son para salir.
Ya todo es el revés de los espejos.
Pequeña pasajera,
sola con tu alcancía de visiones
y el mismo insoportable desamparo debajo de los pies:
sin duda estás clamando por pasar con tus voces de ahogada,
sin duda te detiene tu propia inmensa sombra que aún te sobrevuela en busca de otra,
o tiemblas frente a un insecto que cubre con sus membranas todo el caos,
o te adrementa el mar que cabe desde tu lado en esta lágrima.
Pero otra vez te digo,
ahora que el silencio te envuelve por dos veces en sus alas como un manto:
en el fondo de todo jardín hay un jardín.
Ahí está tu jardín,
Talita cumi.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

CESARE PAVESE // Verra' La Morte e Avra' i Tuoi Occhi





PAVESE, 1951










Verra' La Morte e Avra' i Tuoi Occhi
Vittorio Gassman








Verrà la morte e avrà i tuoi occhi

questa morte che ci accompagna

dal mattino alla sera, insonne,

sorda, come un vecchio rimorso

o un vizio assurdo. I tuoi occhi

saranno una vana parola,

un grido taciuto, un silenzio.

Cosí li vedi ogni mattina

quando su te sola ti pieghi

nello specchio. O cara speranza,

quel giorno sapremo anche noi

che sei la vita e sei il nulla.

Per tutti la morte ha uno sguardo.

Verrà la morte e avrà i tuoi occhi.

Sarà come smettere un vizio,

come vedere nello specchio

riemergere un viso morto,

come ascoltare un labbro chiuso.

Scenderemo nel gorgo muti.




11 marzo 10 aprile1951









Photobucket




VENDRÁ LA MUERTE

Y TENDRÁ TUS OJOS





Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
esta muerte que nos acompaña
desde el alba a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un absurdo defecto. Tus ojos
serán una palabra inútil,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola te inclinas
ante el espejo. Oh, amada esperanza,
aquel día sabremos, también,
que eres la vida y eres la nada.

Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
asomar un rostro muerto,
como escuchar un labio ya cerrado.
Mudos, descenderemos al abismo.



Testo di Cesare Pavese. Prodotto
da nuoviautori.org, regia Andrea Galli,
fotografia Adina Spire, colonna sonora
Andrea Galli









Photobucket





Mario Giacomelli (1925 - 2000) "Verrà la morte e avrà i tuoi occhi" (1966-1968) Cesare Pavese Verra' La Morte E Avra' I Tuoi Occhi (Voce Vittorio Gassman) Musica: Handel, G. F. Suite per clavicembalo Sarabanda in re minore




sábado, 7 de noviembre de 2009

Cantemos, cantemos... de Juan L. Ortiz

.

.
.
.







Juan Laurentino Ortiz,

de "El álamo y el viento", 1947









JUAN L. ORTIZ






Colinas, colinas, bajo este Octubre ácido... Colinas, colinas, descomponiendo o reiterando matices aún fríos, o no pudiendo decir plenamente el oro y el celeste, fluidos, de los cultivos. Nos dueles, oh paisaje que no puedes cantar en la tarde agria e indecisa, lleno de escalofríos bajo las nubes tenaces e inquietas todavía de tu sueño y estás solo. solo, solo, con la angustia y el desamparo de tus criaturas. Pero aun si cantaras el canto no se oiría casi. Oiríamos sólo el ruido de los carros largos con su carga de desesperación. Oiríamos sólo el silencio de los niños y de las mujeres junto a los ranchos transparentes. Veríamos sólo la figura deshecha con la bolsa al hombro sobre la cima de la loma. Veríamos sólo esos arrabales de las Estaciones, oh campos de Entre Ríos con aún países absolutos de injusticia, oh, campos de Entre Ríos hechos para la dicha de los que os evocaron esa aurora florecida que aún no canta y que es extraña al día. Otro será el paisaje mañana en las mismas líneas puras. Cantará con un múltiple canto entre las casas próximas con mesas, ah , seguras y con libros y músicas. Como de la noche de su alma del sueño de los campos el hombre extraerá toda la maravilla. No más dividido, no, con el hermano, ni consigo mismo, ni con la tierra, el hombre. Uno consigo mismo y con el mundo para crearse sin fin en la gracia más alta de la criatura, y sonreír al rostro cejante de la sombra.








sábado, 11 de julio de 2009

Cesare Pavese - Lontano nella notte







Cesare Pavese - Lontano nella notte






video prodotto da nuoviautori.org, regia Andrea Galli, fotografia Bernardo Bertolucci, musica Andrea Galli








Lontano, nella notte, oltre la morte
sopra una stella azzurra
tra esistenze meravigliose
ancora quest'anima convulsa
nelle sue insoffribili vergogne
esasperanti
senza scampo, per tutto l'universo
dove dovró passare
e il pensiero che infine, nella luce
suprema soffriró ancora il tormento
di non aver urlato
che tanto era inutile.
O forse questa vita
è la sola concessa
e allora mi esaspera, mi taglia il respiro,
il pensiero di non aver urlato,
per la mia anima vile,
confuso a tutti i poveri impotenti
che marciscono sulla terra.





sábado, 9 de mayo de 2009

ALEJANDRA PIZARNIK // ÁRBOL DE DIANA











ALEJANDRA PIZRNIK // ÁRBOL DE DIANA





CARTA

A Antonio Porchia

II


Buenos Aires, 20 de abril (¿1963?)




Querido amigo Antonio Porchia:



¿Cómo hablar de lo indecible? Sólo por medio de las Voces. Sólo ellas han logrado hacer pleno este lenguaje, sólo ellas han sabido llenar de sangre las palabras y transformarlas en la Palabra, la única valedera. Si no meditara mi gran afecto por usted tal vez no le enviaría estas líneas. Una cosa es hablar de las Voces a un público anónimo y otra a su autor. No es posible -por lo menos en mi caso- explicarlas o comentarlas; solo puedo decirle que mientras las leía, ellas -que contienen todas las respuestas- suscitaron en mí un eco silencioso que asentía dulcemente. Un eco como proveniente de tiempos inmemoriales, como si se refiriera a nuestros orígenes, a lo más hondo de la vida. Me sucedió uno de esos procesos reminiscentes que sólo pueden llevar a los grandes y buenos encuentros. Y es a usted a quien se lo debo. Sus voces son de lo más puro y hermoso que se encuentra en el mundo. Y es usted quien las creó. Gracias.

Suya



Alejandra Pizarnik










DOS PALABRAS PARA UN REPORTAJE



Entrevista de Alberto Lagunas





Entrevisté a Alejandra Pizarnik inmediatamente después de que ella ganara
el primer premio en el concurso a la producción literaria de 1965 por "Los trabajos y las noches", organizado por la Municipalidad de Buenos Aires.
Este reportaje fue publicado en 1966 en un diario de Rosario de escaso
tiraje, ya desaparecido.
Tanto las preguntas como las respuestas fueron hechas por escrito, de
manera que la palabra de la poeta se presenta sin ninguna alteración.




EL REPORTAJE



A.L: ¿Sabe realmente cuándo comienza a escribir un poema, en
otras palabras, cree en la inspiración?
A.P.: No puedo creer en la "inspiración". Pero no se trata de una
creencia sino de asistir a una evidencia.
A.L.: ¿Cómo "trabaja’ o "siente" la poesía que hace?
A.P..: Casi siempre trabajo mis poemas a larga distancia. Me importa mucho el rol de la noción de distancia en la compleja relación
autor-poema. Pero distancia, en lengua argentina, suele equivaler a
frialdad. Ignoro el sentido de este término y agrego que necesito más inspiración (o como quiera llamarse) para trabajar un poema que para alumbrarlo (verbo más adecuado a la segunda etapa, la del trabajo, que
no conviene llamar trabajo por su connotación utilitaria). No sé qué otro término podría emplearse pero yo hablaría de intento de curación o de reparación del poema, lo cual no tiene relación alguna con el acto aplicado
y escolar de corregir cuartillas con fines de perfección externa de eso que llaman forma.
A.L.: ¿Qué significan para Usted los premios?
A.P..: Una cierta suma de dinero. En cuanto a los premios honoríficos,
o sea sin billetes, les quito todo derecho de autodenominarse premios.
A.L.: ¿Cómo ve el panorama literario argentino?
A.P..: No logro verlo. En cambio, vislumbro el panorama literario latinoamericano: Vale la pena frecuentarlo.
A.L.: ¿Qué nombres marcarían el siglo XX literario?
A.P..: Kafka, Breton, JoyceSigma
A.L: ¿Se atrevería a definir la poesía?
A.P..: No. No me atrevería.
A.L.: ¿Habría diferencia entre "lo poético’ y "lo literario’?
A.P..: Hay inmensas diferencias. El sol es poético y no es literario. Cualquier objeto y cualquier sujeto puede ser poético sin ser literario.
Por otra parte, hay que distinguir entre lo poético y el poema, como así también entre lo literario y la literatura. O sea, lo poético y lo literario son atributos inmanentes de sujetos y objetos variados. La alquimia poética o
la alquimia literaria puede hacerlos "visibles’ como diría Paul Klee, y es
esta una de las razones por las que la poesía y la literatura son apasionantes.
A.L.: ¿Qué le preocupa más cuando da a conocer un libro de poesías?
A.P..: Cuando doy a conocer un libro de poesías nada me preocupa
porque me alegra demasiado la perspectiva de quitarme de encima el peso
de mis poemas, tan livianos cuando dejan de ser míos o inéditos y cuando algún lector privilegiado los asume y, así, me ayuda a compartir el terrible peso de la palabra solitaria, que deja de serlo gracias a esta operación maravillosa como es el encuentro entre un lector y un poema.
A.L.: ¿En qué está trabajando actualmente?
A.P..: Estoy esperando que sea octubre para ver publicado por Sudamericana mi sexto libro de poemas: “Fragmentos para dominar el silencio” (1). Entretanto, trabajo en poemas nuevos (creo que nuevos en todos los sentidos de esta palabra ambigua) que constituirán un séptimo
libro de poemas. Aún no tiene título pero yo lo llamo “J.B.” por Jerónimo Bosch (algunos poemas se relacionan con dos cuadros de él). En fin,
ignoro si se trata de un libro o de una prueba en el sentido trágico y
antiguo, cuando el destino probaba a una criatura humana infligiéndole alegrías y desdichas peculiares. Pero prefiero no seguir hablando de lo
que aún no es.
Notas:
(1) "Fragmentos para dominar el silencio” volumen que luego llevó por título "Extracción de la piedra de locura" (Sudamericana, 1968).
(2) "J.B." es posible que sea "El infierno musical" (Fondo de Cultura Económica, México, 1971-72). Ambos títulos aluden a obras del pintor flamenco.
Encontrado en: http://www.geocities.com/Athens/Parthenon/4429/entrevistale.html

viernes, 8 de mayo de 2009

Simone de Beauvoir. No se nace Mujer 5/5


Simone de Beauvoir. No se nace Mujer 1/5





Simone de Beauvoir. No se nace Mujer 2/5




Simone de Beauvoir. No se nace Mujer 3/5



Simone de Beauvoir. No se nace Mujer 4/5




imone de Beauvoir. No se nace Mujer 5/5



lunes, 2 de febrero de 2009

DOS POEMAS DE SYLVIA PLATH



DOS POEMAS DE SYLVIA PLATH




Sylvia Plath nace en Boston, en 1932.Hija de Otto Plath – profesor de Zoología y alemán en la Universidad de Boston – y de Aurelia Plath, ama de casa educada y culta.

Con posterioridad a Sylvia, nace su hermano Warren.

Otto era un inmigrante alemán que escribía artículos escolares sobre arácnidos e insectos ( se conoce también un libro: “Bumblebee on their Way”) mientras Aurelia, hija de inmigrantes austriacos, se encargaba de proveer de un ambiente intelectualmente enriquecedor a Sylvia y Warren con quienes siempre se mostró ambiciosa.

Con posterioridad a la muerte de Otto en 1940 ( Muerte debida a una gangrena ocasionada por una diabetes no tratada), la precariedad económica de la familia comenzó a notarse. Aurelia debió volver a trabajar como profesora e ingresó en la Universidad de Boston, lugar donde también diera clase Otto.

Aunque Sylvia nunca consiguió recuperarse de la pérdida de su padre, alentada por Aurelia pronto se convirtió en alumna destacada.

Al poco tiempo de graduarse en el Wellesley High School, asiste al Smith College, donde se gradúa summa cuma laude y gana una beca Fulbright para estudiar en la Universidad de Cambridge, Inglaterra; donde luego recibirá su master en Literatura Inglesa.

En 1953, a los veinte años, intenta suicidarse con una sobredosis de pastillas para dormir. A la diversificación del hecho puede encontrársela en “Poema Para un Cumpleaños” así como en la novela “Bell Jar”.

Los problemas relacionados con su disposición de ánimo bi-polar, acababan de comenzar.

En Cambridge, conoce al poeta Ted Hughes. Se casa con él al poco tiempo: “Stone Boy with Dolphin y “That Widow Maganda” son trabajos que pueden ser consultados si se desea obtener más información sobre el tema. Ambos segmentos pertenecen a las ficciones pautadas en “Johnny Panic and the Bible of Dreams”, también de Sylvia.

La pareja regresa a Boston y al tomar una clase de escritos creativos con Robert Lowell, Sylvia conoce a Ann Sexton.

Según se especula, Sylvia se suicida en 1963 debido al efecto ocasionado por su separación de Ted Hughes

Para otro momento queda el echar una mirada al entorno, a las razones por las cuales se la reivindica como una “avant la lettre” del feminismo americano.

Como ésta razón tiende a presentarla como ejemplo de la victimización de la mujer, de la rebelión y de la rabia de la misma contra las pretensiones de un sistema nefasto, los elementos de carácter psicológicos descriptos un tramo más atrás, al parecer pusieron sobre la superficie la necesidad de buscar en su producción tanto los detalles de su victimación como distintos tipos fantasmagorías resultantes, entre otras cosas, de la presión ejercida por Ted Hughes sobre Sylvia.

Si a semejante cuadro de situación se le añade la información que señala sus estudios de Sigmund Freud y James Frazer, encontraremos que el panorama se enrarece debido a la posición tomada por los lectores de Plath en lo atinente a sentar posición con respecto a la que fuera su vida matrimonial.

Aquí los sonidos del hacha al golpear la madera, huyen del sitio donde se produce la tala. Quienes propician la huida son los ecos, pues poseen la virtud de viajar y convertirse en caballos.

Así como la fuerza de la savia que viaja en el interior del árbol, se asemeja a la de los caballos; la relación de estos con la potencia del agua que cubre la roca buscando re-establecer el espejo que la protege , sería una prueba más del gusto de Sylvia Plath por tal tipo de recreación.

Pero dejemos que hable ella :



“oh, satisfacción ! No pienso si podría vivir


sin ella. Es como agua o pan, o algo absolutamente

esencial para mi. Me encuentro absolutamente colmada

cuando he escrito un poema, cuando yo lo escribí.

Cuando escribís uno, entonces dejas atrás rápidamente

contar con ser poeta para pasar a transformarte en uno.

Creo que la actual experiencia de escribir un poema es

magnífica.

Pienso que mis poemas surgen inmediatamente

de la experiencia sensitiva y emocional que tengo.

Creo que uno es capaz de manipular y controlar

la experiencia, aun la más terrorífica como la locura,

ser torturado, etc; esto hace que uno se plantee manipular

esa experiencia con mentalidad inteligente , informada.

Siento que la poesía es una disciplina tiránica; vas tan lejos,

tan rápido, que en un espacio reducido tenes que desviarte

a toda la periferia.

Muchas veces prefiero doctores, abogados o cualquier

otra cosa a los escritores. Creo que escritores y artistas son

personas extremadamente narcisistas”



* * ** * ** *


Words



Axes after whose stroke the wood rings,

And the echoes!

Echoes travelling

Off from the centre like horses.


The sap

Wells like tears, like the

Water striving

To re-establish its mirror

Over the rock

That drops and turns,

A white skull,

Eaten by weedy greens.

Years later I

Encounter them on the road.

Words dry and riderless,

The indefatigable hoof-taps.

While

From the bottom of the pool, fixed stars

Govern a life.



PALABRAS



Hachas después de cuyos golpes los sonidos del bosque

Y los ecos!

Ecos viajando

Lejos del centro como caballos.

La savia

Derramándose como lágrimas, como el

Agua al esforzarse

Por re- establecer su espejo

Sobre la roca.

La que chorrea y cambia

Su calavera blanca,

Comida por las verdes cizañas.

Años después

Las encontré en el camino.

Palabras secas y sin jinetes

De infatigables y ligeros-cascos

Cuando

Desde el fondo del estanque, las fijas estrellas

Gobiernan una vida.


(Versión de Raúl Racedo)


Poppies In July



Little poppies, little hell flames,

Do you do no harm?

You flicker. I cannot touch you.

I put my hands among the flames. Nothing burns

And it exhausts me to watch you

Flickering like that, wrinkly and clear red, like the skin of a mouth.

Like a mouth

A mouth just bloodied.

Little bloodi skirt !

There are fumes I cannot touch.

Where are your opiates, your nauseous capsules?

If I could bleed, or sleep!

If my mouth could marry a hurt like that!

Or your liquors seep to me, in this glass capsule,

Dulling and stilling.

But colorless. Colorless.



* * ** * ** * *


AMAPOLAS EN JULIO




Pequeñas amapolas, pequeñas flamas del infierno

¿No están heridas?

Están vacilantes. No puedo tocarlas.

Puse mis manos en medio de las flamas. De ningún modo quemaron.

Y esto me dejo exhausta para vigilarlas.

Vacilando como aquellas–arrugada y rojo clara–como la piel de una boca.

Como una boca

Una boca ensangrentada.

¡Pequeña pollera sangrienta!

Ahí esta el vapor que no puedo tocar.

¿Dónde están tus opiáceos, tus nauseosas cápsulas?

¡Si pudiese sangrar o dormir ¡

Si mi boca pudiese casarse con una herida como esta.

O con tus licores escurriéndose hacia mí, en esta cápsula de vidrio

Apagada y silenciosa

Pero descolorida. Descolorida.



(Versión de Raúl Racedo)

viernes, 23 de enero de 2009

ÍNDIO GRIS Nº 219, TOM LUPO, MIGUEL OSCAR MENASSA, OLIVERIO GIRONDO, CARILDA OLIVER LABRA





DISCURSO DE EVA

Eugène Henri Paul Gauguin Y el oro de sus cuerpos


Hoje te cumprimento brutalmente:
com um golpe de tosse
ou uma patada.
Onde te metes,
aonde foges com tua caixa louca
de corações,
com a reguera de pólvora que tens?
Aonde vives:
na fossa em que caem todos os sonhos
ou nessa teia de aranha onde penduram
os órfãos de pai?

Que saudade
sabes?
como a mim mesma
ou aos milagres que não acontecem.
Que saudade,
sabes?
Quisera persuadir-te não sei de que alegria,
de que coisa imprudente.

Quando virás?
Tenho uma pressa por espairecer,
por dizer-te: «minha vida»
e que los tronos nos humilhem
e as laranjas palideçam em tua mão.
Tenho vontade de olhar-te a fundo
e achar véus
e fumaça,
que, por fim, perecem em chama.

De verdade que te quero,
mas inocentemente,
como a bruxa clara onde penso.
De verdade que não te quero,
mas inocentemente,
como o ânjo enganado que sou.
Te quero,
não te quero.
Sortearemos estas palavras
e uma que triunfe será a mentirosa.

Amor...
(Que digo? Estou equivocada,
aqui quis pôr que já te odeio.)
Por que não vens?
Como é possível
que me deixes passar sem compromisso com o fogo?
Como é possível que sejas austral
e paranóico
e renuncies a mim?

Estarás lendo os jornais
ou cruzando
pela morte
e a vida. Estarás com teus problemas de acústica e de virilha,
inerte,
desgraçado,
entretendo-te em uma aspiração do luto.
E eu que te degelo,
que te insulto,
que te trago um jacinto desaprumado;
eu que te aprovo a melancolia;
eu que te convoco

aos sais do céu,
eu que te zurzo:
que?
Quando vais matar a salivaços,
herói?
Quando vas a molerme otra vez bajo la lluvia?
¿Cuándo?
¿Cuándo vas a llamarle pajarito
y puta?
¿Cuándo vas a maldecirme?
¿Cuándo?
Mira que pasa el tiempo,
el tiempo,
el tiempo,
y ya no se me aparecen ni los duendes,
y ya no entiendo los paraguas,
y cada vez soy más sincera,
augusta...
Si te demoras,
si se te hace un nudo y no me encuentras,
vas a quedarte ciego;
si no vuelves ahora: infame, imbécil, torpe, idiota,
voy a llamarte nunca.

Ayer soñé que mientras nos besábamos
había sonado un tiro
y que ninguno de los dos soltamos la esperanza.
Éste es un amor
de nadie;
lo encontramos perdido,
náufrago,
en la calle,
Entre tú y yo lo recogimos para ampararlo.
Por eso, cuando nos mordemos,
de noche,
tengo como un miedo de madre a quien dejaste sola.
Pero no importa,
bésame,
otra vez y otra vez
para encontrarme.
Ajústate a mi cintura,
vuelve;
sé mi animal,
muéveme.
Destilaré la vida que me sobra,
los niños condenados.
Dormiremos como homicidas que se salvan
atados por una flor incomparable.
Y a la mañana siguiente cuando cante el gallo
seremos la naturaleza
y me pareceré a tus hijos en la cama.

Vuelve, vuelve.
Atraviésame a rayos.
Hazme otra vez una llave turca.
Pondremos el tocadiscos para siempre.
Ven con tu nuca de infiel,
con tu pedrada.
Júrame que no estoy muerta.
Te prometo, amor mío, la manzana.



CARILDA OLIVER LABRA

miércoles, 14 de enero de 2009

SIN BUSCAR SENTIDOS, SIN BUSCAR SENTIDOS, A VECES, NO SE PUEDE VIVIR.

.



NOTAS DE DIRECCIÓN




Buitre acostumbrado a toda la carroña, vuelo sin olfato, perdiendo el rumbo. Emborracharse de drogas y recuerdos. Antiguos malestares entretejiendo el sol. Lumínico vientre. Jugos, como vertientes de arrebato contra los pequeños ojitos mal heridos, desvariados. La soledad me tiende, esta noche, sus redes de brocato.
Me repito, un hombre solo no es un hombre, un hombre solo no es un hombre y sin embargo y sin embargo; abro la boca hambriento sin saber por qué, me toca este camino.
Soñador, acostumbrado a vivir apasionadamente la poesía, amo en general los silencios, las brusquedades y los silencios.
Entendido en catástrofes, nazco entre lo que se desmorona. Piedras,
antílopes caídos,
tigres envueltos en vaporosas llamas de seda.
Llamas,
piedras,
y entre los desperdicios siempre encuentro una flor.
Una simple delicadeza para el alma.
Llenarme el corazón de nombres, vaciarme el corazón. Ajetreo violento y celular,
dentellada feroz del tiempo contra la juventud y, también, bálsamo fulgurante donde mi piel, encuentra en el propio centro del tiempo, su juventud. Un hálito de luz. Una bocanada de sombra. Un cáncer devorador y su milagro. Vienen y van, ojos atómicos, fibras desorbitadas.
Tengo frío y lo sé. Volando entre galaxias de nuevos pensamientos, mi vida se llenó de malos pasos.
Normal,
normal, eso no pude nunca.
Soy una promesa y también,
el diente posterior de la nada.
La poderosa serpiente que le da vida a Dios.
Veneno y fe,
Veneno y fe
y azúcares
y olores de azúcares quemados
y corales
y negruras
y tiempo de paz
Los hombres van y vienen. Recuerdan y, también, olvidan. Sangre, sangre, sangre, eso es, lo que no quiero ver más.
Panes y recuerdos, me repito a cada instante, panes y recuerdos, tuvimos todos. y cuando partí de mi ciudad, lo sabía todo y lo olvidé, lo sabía todo y lo olvidé. Viajo sin rumbo, porque olvidé el destino del hombre. Tanta muerte y tanta locura. Tanta soledad. Mejor viajar sin rumbo. Mejor detenerse donde nadie se detiene. Cielo hay, en todas direcciones.
Fui un perro, lo sé,
buscando entre la basura un pedazo de carne
y sin embargo, extranjero y feliz quiero, para mí,
todo lo que me corresponda.
Orgulloso de mis defectos, soy un pavo real sorprendido por sus colores. Hasta aquí, amante de las virtudes de los otros, quedé sensible al asco. Picoteo todo, buscando el sabor deseado y el sabor deseado está en mí.
Normal,
normal,
eso no pude nunca.
Alcanzo las primeras arenas a fuerza de coraje,
no huyo del mar, lo abandono. Incendio el mar.
Abro caminos entre los pantanos.
Busco afanosamente entre las fieras, un destino.
Mejor no tener nada. Mejor andar por la vida, como si el mundo nos perteneciese. Pisar aquí y allá. Quedarse siempre en el mismo lugar y volar.
Ni como Bretón. Ni como Menassa,
si es necesario para vivir, que muera todo. Porque la poesía, independiente de toda pasión, no le teme a la muerte, porque la muerte es su presencia iluminada y en esa dimensión, más que morir, la sangre se transforma.
Tengo una tristeza que me llega hasta el suelo.
Escribo de la alegría por vivir,
vientre animal pariendo el universo,
soy, tan sólo, la voz, gutural y nocturna del poeta.
Canto a las esperanzas sin esperanzas. Canto a la vida en el propio silencio de mi vida.
Piedra y a la vez, un movimiento felino entre los árboles. Exóticos manjares
y preludios de frutos mojados por la lluvia, anidan en tu cuerpo, carnes sangrantes de un corazón ardiente,
feroces plantas de la imaginación, feroces raíces,
cuerpo del amor y la violencia.
Soy, me doy cuenta, un nadador muerto de frío.
Lo que me pasa, también, es el amor.
También es la nostalgia por mi país, mi barrio,
las glicinas colgando de su cuello,
como si su cuello, fuese el cuello de una reina.

Y nos pasábamos de balcón en balcón y locos, nos besábamos y en cada salto nos parecíamos a los pájaros.
Después fuimos los témpanos eternos,
después, siempre viajamos en soledad.
Gigantescos y helados témpanos solitarios viajamos contra todo. Fuimos confundiendo nuestra blancura con el azul del cielo. y nos dijimos: Huir, de qué; hacia dónde. Si la violencia es universal y hay odio para todos. Y, sin embargo, por huir, fuimos dejando todo lo que teníamos. Fuimos, entonces, esclavos de lo nuevo. Contar los golpes, nos decían, contar las caídas, más de mil no serán. y desde entonces, la poesía, pide libertad y no, precisamente, una libertad medida por banderas.
LA POESÍA pide, una libertad soberbia,
todo el tiempo,
toda la maravilla de lo desconocido en esa libertad.
No una libertad que se deje posar en una estatua, sino más bien, UNA LIBERTAD, que destruya todas las estatuas.
No un oscuro y pequeño río helado, sino más bien, un gran lago y su sol donde todo sea posible, también, si uno lo prefiere, navegar en su contra.
Ella ambiciona, en esa libertad, ser permanente presencia de lo humano.
Ella grita furiosa entre las piedras: o todos o ninguno. GARGANTA UNIVERSAL, mientras sobre la tierra alguien no pueda el hombre, no habrá hombre.
Cada hombre un hombre, o todos o ninguno.
Temblando y entre el temblor el humo del cigarro,
y termino llorando envilecido porque no puedo más
y en medio de tanta miseria, una grandeza:
el deseo ferviente de ser, esa libertad, ese hombre.
Bestial,
libre, también, de libertad,
ella me hace saber que no podré.
Mi desdicha no es su beneplácito, pero tampoco su dolor. Ella en cada encuentro me retuerce el pescuezo hasta arrancarme una palabra, o bien, hace de mi vida una fiesta para que, yo, no deje de decir.
Su libertad es infinita.
Más que una danza para ser bailada por todos,
una danza, que tenga de todos, el movimiento más preciso. Viajo sin aparente retorno,
y no llevo, ni armas, ni alcohol, para la travesía.

Sólo versos, misterios.




MIGUEL OSCAR MENASSA




.

domingo, 4 de enero de 2009

RECITAL DE NOCHEVIEJA

PARA HACER TU TALISMAN de OLGA OROZCO recita ALEJANDRA MENASSA NOCHEVIEJA MENASSA



POESIA. VAN PASANDO MUJERES de ALFONSINA STORNI recita CRUZ GONZÁLEZ NOCHEVIEJA MENASSA



POESIA "BRINDO POR LA REVOLUCIÓN" de MIGUEL OSCAR MENASSA recita MAGDALENA SALAMANCA NOCHEVIEJA



POESIA. SEÑORA LAZARO de SILVIA PLATH recita MANUEL MENASSA NOCHEVIEJA MENASSA



POESIA "¿POR QUÉ HABLA TAN ALTO EL ESPAÑOL?" de LEÓN FELIPE recita ALEJANDRA MENASSA NOCHEVIEJA




POESIA "UN CADAVER" de ALEJANDRA MENASSA NOCHEVIEJA MENASSA



POESIA "LOS DESGRACIADOS" de CESAR VALLEJO recita MIGUEL MENASSA NOCHEVIEJA MENASSA




POESIA "MADRE, NO ME DIGAS" de BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO recita CLAIRE DELOUPY NOCHEVIEJA MENASSA



POESIA "LA CALLE DEL AGUJERO EN LA MEDIA" de RAÚL GONZÁLEZ TUÑON recita la actriz OLGA DE LUCIA NOCHEVIEJA MENASSA



POESIA "AMOR, MUNDO EN PELIGRO" de PEDRO SALINAS recita CARMEN SALAMANCA NOCHEVIEJA MENASSA



"EL DURMIENTE DEL VALLE" de ARTHUR RIMBAUD. recitan ALEJANDRA MENASSA y CLAIRE DE LOUPY. NOCHEVIEJA



POESIA "ITACA" de CAVAFIS. RECITA AMELIA DIEZ. NOCHEVIEJA. MENASSA




POESIA SE ME HA PERDIDO UN HOMBRE de CARILDA OLIVER LABRA recita PILAR ROJAS NOCHEVIEJA MENASSA




AJEDREZ de JORGE LUIS BORGES recita CARLOS FERNÁNDEZ NOCHEVIEJA MENASSA




POESIA "FRANJA DE TIERRA" de GERMÁN PARDO GARCÍA recita TERESA POY NOCHEVIEJA MENASSA




POESIA MUERTE DEL POETA de RAÚL GONZÁLEZ TUÑÓN recita MIGUEL MARTÍNEZ NOCHEVIEJA MENASSA





POESIA "ARMA SECRETA" de LEOPOLDO DE LUIS recita KEPA RÍOS NOCHEVIEJA MENASSA





POESIA "LA MUERTE, UNA CONSECUENCIA LÓGICA DE LA PALABRA" de MIGUEL OSCAR MENASSA recita AMELIA DÍEZ NOCHEVIEJA MENASSA





POESIA "LA MUERTE" de VICENTE ALEIXANDRE RECITA KEPA RIOS. NOCHEVIEJA. MENASSA






POESIA "CUENTO" de CARILDA OLIVER LABRA recita ALEJANDRA MENASSA NOCHEVIEJA





POESIA "TIERRA BALDÍA" de T.S. ELIOT recita AMELIA DÍEZ NOCHEVIEJA MENASSA




MÁS POEMAS


POESIA "TRABAJAR CANSA" (fragmento) de CESARE PAVESE recita AMELIA DÍEZ CUMPLEAÑOS AMELIA DÍEZ y MANUEL MENASSA





POESIA "EL AMOR EXISTE Y LA LIBERTAD" (fragmento) de MIGUEL MENASSA recita ALEJANDRA MENASSA CUMPLEAÑOS AMELIA DÍEZ y MANUEL MENASSA





POESIA "CINCUENTA Y SEIS Y NINGUNO" de AMELIA DÍEZ CUMPLEAÑOS AMELIA DÍEZ y MANUEL MENASSA





POESIA "SÉ QUE ESTAS ALLÍ" de JUAN-JACOBO BAJARLÍA recita MANUEL MENASSA CUMPLEAÑOS AMELIA DÍEZ y MANUEL MENASSA






POESIA "PRESENCIA" (fragmento) de EZRA POUND recita RUY HENRIQUEZ CUMPLEAÑOS AMELIA DÍEZ y MANUEL MENASSA





POESIA "VENDRÁ LA MUERTE Y TENDRÁ TUS OJOS" de CESARE PAVESE recita AMELIA DÍEZ CUMPLEAÑOS AMELIA DÍEZ y MANUEL MENASSA