GRAFFITIS EN MADRID

Rainer Maria Rilke - Esperienza della morte

Pequeña centinela, caes una vez más por la ranura de la noche sin más armas que los ojos abiertos

Loading...
Oriana Fallaci - Un Uomo


Photobucket

Alekos Panagulis
....................................................................................................



"Un rugido de dolor y de rabia se alzaba sobre la ciudad,... Un rugido que no tenía nada de humano. En efecto, no se alzaba de seres humanos, criaturas con dos brazos y dos piernas y un pensamiento propio, sino que se elevaba de una bestia monstruosa y carente de pensamiento: la multitud... El pueblo, en suma."
-Oriana Fallaci-


Photobucket

Homenaje a Alejandra Pizarnik por Olga Orozco


Pequeña centinela,
caes una vez más por la ranura de la noche
sin más armas que los ojos abiertos y el terror
contra los invasores insolubles en el papel en blanco.
Ellos eran legión.
Legión encarnizada era su nombre
y se multiplicaban a medida que tú te destejías hasta el último hilván,
arrinconándote contra las telarañas voraces de la nada.
El que cierra los ojos se convierte en morada de todo el universo.
El que los abre traza las fronteras y permanece a la intemperie.
El que pisa la raya no encuentra su lugar.
Insomnios como túneles para probar la inconsistencia de toda realidad;
noches y noches perforadas por una sola bala que te incrusta en lo oscuro,
y el mismo ensayo de reconocerte al despertar en la memoria de la muerte:
esa perversa tentación,
ese ángel adorable con hocico de cerdo.
¿Quién habló de conjuros para contrarrestar la herida del propio nacimiento?

¿Quién habló de sobornos para los emisarios del propio porvenir?
Sólo había un jardín: en el fondo de todo hay un jardín

donde se abre la flor azul del sueño de Novalis.
Flor cruel, flor vampira,
más alevosa que la trampa oculta en la felpa del muro
y que jamás se alcanza sin dejar la cabeza o el resto de la sangre en el umbral.
Pero tú te inclinabas igual para cortarla donde no hacías pie,
abismos hacia adentro.
Intentabas trocarla por la criatura hambrienta que te deshabitaba.
Erigías pequeños castillos devoradores en su honor;
te vestías de plumas desprendidas de la hoguera de todo posible paraíso;
amaestrabas animalitos peligrosos para roer los puentes de la salvación;
te perdías igual que la mendiga en el delirio de los lobos;
te probabas lenguajes como ácidos, como tentáculos,
como lazos en manos del estrangulador.
¡Ah los estragos de la poesía cortándote las venas con el filo del alba,
y esos labios exangües sorbiendo los venenos de la inanidad de la palabra!
Y de pronto no hay más.
Se rompieron los frascos.
Se astillaron las luces y los lápices.
Se degarró el papel con la desgarradura que te desliza en otro laberinto.
Todas las puertas son para salir.
Ya todo es el revés de los espejos.
Pequeña pasajera,
sola con tu alcancía de visiones
y el mismo insoportable desamparo debajo de los pies:
sin duda estás clamando por pasar con tus voces de ahogada,
sin duda te detiene tu propia inmensa sombra que aún te sobrevuela en busca de otra,
o tiemblas frente a un insecto que cubre con sus membranas todo el caos,
o te adrementa el mar que cabe desde tu lado en esta lágrima.
Pero otra vez te digo,
ahora que el silencio te envuelve por dos veces en sus alas como un manto:
en el fondo de todo jardín hay un jardín.
Ahí está tu jardín,
Talita cumi.

lunes, 2 de febrero de 2009

DOS POEMAS DE SYLVIA PLATH



DOS POEMAS DE SYLVIA PLATH




Sylvia Plath nace en Boston, en 1932.Hija de Otto Plath – profesor de Zoología y alemán en la Universidad de Boston – y de Aurelia Plath, ama de casa educada y culta.

Con posterioridad a Sylvia, nace su hermano Warren.

Otto era un inmigrante alemán que escribía artículos escolares sobre arácnidos e insectos ( se conoce también un libro: “Bumblebee on their Way”) mientras Aurelia, hija de inmigrantes austriacos, se encargaba de proveer de un ambiente intelectualmente enriquecedor a Sylvia y Warren con quienes siempre se mostró ambiciosa.

Con posterioridad a la muerte de Otto en 1940 ( Muerte debida a una gangrena ocasionada por una diabetes no tratada), la precariedad económica de la familia comenzó a notarse. Aurelia debió volver a trabajar como profesora e ingresó en la Universidad de Boston, lugar donde también diera clase Otto.

Aunque Sylvia nunca consiguió recuperarse de la pérdida de su padre, alentada por Aurelia pronto se convirtió en alumna destacada.

Al poco tiempo de graduarse en el Wellesley High School, asiste al Smith College, donde se gradúa summa cuma laude y gana una beca Fulbright para estudiar en la Universidad de Cambridge, Inglaterra; donde luego recibirá su master en Literatura Inglesa.

En 1953, a los veinte años, intenta suicidarse con una sobredosis de pastillas para dormir. A la diversificación del hecho puede encontrársela en “Poema Para un Cumpleaños” así como en la novela “Bell Jar”.

Los problemas relacionados con su disposición de ánimo bi-polar, acababan de comenzar.

En Cambridge, conoce al poeta Ted Hughes. Se casa con él al poco tiempo: “Stone Boy with Dolphin y “That Widow Maganda” son trabajos que pueden ser consultados si se desea obtener más información sobre el tema. Ambos segmentos pertenecen a las ficciones pautadas en “Johnny Panic and the Bible of Dreams”, también de Sylvia.

La pareja regresa a Boston y al tomar una clase de escritos creativos con Robert Lowell, Sylvia conoce a Ann Sexton.

Según se especula, Sylvia se suicida en 1963 debido al efecto ocasionado por su separación de Ted Hughes

Para otro momento queda el echar una mirada al entorno, a las razones por las cuales se la reivindica como una “avant la lettre” del feminismo americano.

Como ésta razón tiende a presentarla como ejemplo de la victimización de la mujer, de la rebelión y de la rabia de la misma contra las pretensiones de un sistema nefasto, los elementos de carácter psicológicos descriptos un tramo más atrás, al parecer pusieron sobre la superficie la necesidad de buscar en su producción tanto los detalles de su victimación como distintos tipos fantasmagorías resultantes, entre otras cosas, de la presión ejercida por Ted Hughes sobre Sylvia.

Si a semejante cuadro de situación se le añade la información que señala sus estudios de Sigmund Freud y James Frazer, encontraremos que el panorama se enrarece debido a la posición tomada por los lectores de Plath en lo atinente a sentar posición con respecto a la que fuera su vida matrimonial.

Aquí los sonidos del hacha al golpear la madera, huyen del sitio donde se produce la tala. Quienes propician la huida son los ecos, pues poseen la virtud de viajar y convertirse en caballos.

Así como la fuerza de la savia que viaja en el interior del árbol, se asemeja a la de los caballos; la relación de estos con la potencia del agua que cubre la roca buscando re-establecer el espejo que la protege , sería una prueba más del gusto de Sylvia Plath por tal tipo de recreación.

Pero dejemos que hable ella :



“oh, satisfacción ! No pienso si podría vivir


sin ella. Es como agua o pan, o algo absolutamente

esencial para mi. Me encuentro absolutamente colmada

cuando he escrito un poema, cuando yo lo escribí.

Cuando escribís uno, entonces dejas atrás rápidamente

contar con ser poeta para pasar a transformarte en uno.

Creo que la actual experiencia de escribir un poema es

magnífica.

Pienso que mis poemas surgen inmediatamente

de la experiencia sensitiva y emocional que tengo.

Creo que uno es capaz de manipular y controlar

la experiencia, aun la más terrorífica como la locura,

ser torturado, etc; esto hace que uno se plantee manipular

esa experiencia con mentalidad inteligente , informada.

Siento que la poesía es una disciplina tiránica; vas tan lejos,

tan rápido, que en un espacio reducido tenes que desviarte

a toda la periferia.

Muchas veces prefiero doctores, abogados o cualquier

otra cosa a los escritores. Creo que escritores y artistas son

personas extremadamente narcisistas”



* * ** * ** *


Words



Axes after whose stroke the wood rings,

And the echoes!

Echoes travelling

Off from the centre like horses.


The sap

Wells like tears, like the

Water striving

To re-establish its mirror

Over the rock

That drops and turns,

A white skull,

Eaten by weedy greens.

Years later I

Encounter them on the road.

Words dry and riderless,

The indefatigable hoof-taps.

While

From the bottom of the pool, fixed stars

Govern a life.



PALABRAS



Hachas después de cuyos golpes los sonidos del bosque

Y los ecos!

Ecos viajando

Lejos del centro como caballos.

La savia

Derramándose como lágrimas, como el

Agua al esforzarse

Por re- establecer su espejo

Sobre la roca.

La que chorrea y cambia

Su calavera blanca,

Comida por las verdes cizañas.

Años después

Las encontré en el camino.

Palabras secas y sin jinetes

De infatigables y ligeros-cascos

Cuando

Desde el fondo del estanque, las fijas estrellas

Gobiernan una vida.


(Versión de Raúl Racedo)


Poppies In July



Little poppies, little hell flames,

Do you do no harm?

You flicker. I cannot touch you.

I put my hands among the flames. Nothing burns

And it exhausts me to watch you

Flickering like that, wrinkly and clear red, like the skin of a mouth.

Like a mouth

A mouth just bloodied.

Little bloodi skirt !

There are fumes I cannot touch.

Where are your opiates, your nauseous capsules?

If I could bleed, or sleep!

If my mouth could marry a hurt like that!

Or your liquors seep to me, in this glass capsule,

Dulling and stilling.

But colorless. Colorless.



* * ** * ** * *


AMAPOLAS EN JULIO




Pequeñas amapolas, pequeñas flamas del infierno

¿No están heridas?

Están vacilantes. No puedo tocarlas.

Puse mis manos en medio de las flamas. De ningún modo quemaron.

Y esto me dejo exhausta para vigilarlas.

Vacilando como aquellas–arrugada y rojo clara–como la piel de una boca.

Como una boca

Una boca ensangrentada.

¡Pequeña pollera sangrienta!

Ahí esta el vapor que no puedo tocar.

¿Dónde están tus opiáceos, tus nauseosas cápsulas?

¡Si pudiese sangrar o dormir ¡

Si mi boca pudiese casarse con una herida como esta.

O con tus licores escurriéndose hacia mí, en esta cápsula de vidrio

Apagada y silenciosa

Pero descolorida. Descolorida.



(Versión de Raúl Racedo)

No hay comentarios: